[contactar]

elPinico
portal ornitológico de la costa granadina   

Ilustración: W.H. Ridell (1880-1946)

portada
noticiario ornitológico
dónde ver aves en la costa granadina
recursos para la observación
recursos didácticos
documentos y publicaciones
listas de aves
bibliografía
software
enlaces
fotografías de Eduardo Cruz
 

RECURSOS PARA LA OBSERVACIÓN DE AVES
cuaderno de campo y material óptico
(ver mat. ópt.)

     
 

EL CUADERNO DE CAMPO                  


Un poco de mi historia

  Es uno de los elementos esenciales de nuestras salidas ornitológicas. En él se registran las observaciones que realizamos en el campo y suponen una ayuda muy importante tanto para la identificación en casa utilizando las guías de aves como para mantener un registro de nuestras observaciones con vistas a sacar conclusiones sobre la avifauna de un determinado lugar o sobre el comportamiento de una especie concreta o grupo de ellas.

  En mi caso, el cuaderno de campo fue cambiando progresivamente a medida que iba adquiriendo más experiencia como ornitólogo. Los primeros cuadernos eran "tipo Félix", es decir, tratando de imitar los magníficos cuadernos con sus primorosas ilustraciones que Félix Rodríguez de la Fuente mostraba en sus programas y publicaciones. Íbamos recopilando datos que guardábamos en la memoria o que habíamos anotado en el campo utilizando un cuadernillo que considerábamos provisional porque el auténtico cuaderno de campo era para nosotros el que realizábamos en casa con  dibujos detallados que tardábamos demasiado en hacer. En la actualidad considero que el verdadero cuaderno de campo era el que nos servía para anotar las observaciones directamente en el campo mientras el que hacíamos en casa podría considerarse como un diario de campo.

  Sin embargo hay algo muy positivo en esas primeras tentativas. Las ilustraciones que queríamos hacer magníficamente (como las de Félix) fueron esenciales para nuestro aprendizaje ornitológico. A base de hacer dibujos que después coloreábamos, íbamos memorizando las siluetas y  los colores de las diferentes especies.

Cuando nos cansamos de tantos dibujos porque se nos acumulaban sin poder terminarlos fuimos "evolucionando" hacia lo que podíamos considerar como auténticos cuadernos de campo que no solían tener demasiados dibujos y sí muchas observaciones con indicaciones y descripciones más o menos pormenorizadas de plumajes o de otros rasgos de las aves cuya especie desconocemos o dudamos.

Características del cuaderno de campo

  •     Tamaño adecuado para guardar en un bolsillo
  •     Tapas, a ser posible, plastificadas (puedes forrarlas)
  •     Suelen ser más cómodos los que van encuadernados con espiral de alambre
  •     Es recomendable utilizar lápiz (no se emborrona con la humedad)

Qué se debe anotar como mínimo

  • Antes  de anotar las especies observadas indicar:

        - Lugar
        - Fecha
        - Hora
        - Condiciones meteorológicas

  • Sobre las especies identificadas anotar:

        - Nombre (común o científico según costumbre)
        - Edad
        - Estado del plumaje (invernal, nupcial, muda...)
        - Comportamiento del ave

  • Sobre las especies no identificadas anotar:

        - Dibujarla esquemáticamente
        - Anotar en el dibujo o al margen todas las    características que podamos

       
Otras posibilidades

  Además del habitual cuaderno de campo  hay otras posibilidades para anotar nuestras observaciones. Un ejemplo son los listados de especies que se utilizan para una sola salida. En  él están anotadas todas las especies que pueden verse en la zona donde el ornitólogo se mueve habitualmente. Este sistema solo se recomienda para los ornitólogos más experimentados. Tiene como ventaja que estas fichas pueden ser archivadas de manera más flexible que un cuaderno de campo.

[
Modelo de ficha de observación para una jornada de campo(en italiano)]

Hay también algunos ornitólogos que se elaboran su propio cuaderno, encabezando cada hoja o página con una especie de formulario listo par rellenar donde se indica: lugar, fecha, hora y datos meteorológicos.

Lugar:

Fecha:
Meteorología: Hora
Observaciones:

¿Y después qué?
Muy bien, ya tengo cientos de observaciones; ¿de qué me sirven?

Aunque seas un aficionado a esto de la ornitología, puedes estudiar las aves de un determinado lugar, o comprobar datos fenológicos de tu localidad (llegadas y partidas de migrantes), aportar tus datos a anuarios ornitológicos, artículos, atlas o cualquier otro tipo de trabajo sobre las aves, realizar tus propios trabajos para divulgarlos localmente...en fin muchas utilidades que dependen siempre de tus inquietudes y de la forma de almacenar los datos.

Si has guardado simplemente los cuadernos de campo, te resultará muy tedioso extraer información de ellos. Si te has dado el trabajo de pasar tus datos a algún tipo de ficha por especie o por localidad seguramente tendrás más facilidad para recopilar información.

Actualmente, los programas informáticos tipo bases de datos te permiten acceder a la información de manera muy diversa. Personalmente considero fundamental volcar las observaciones de tus cuadernos de campo a estos programas. En el apartado de software de esta página web tienes varios ejemplos.

 

MATERIAL ÓPTICO 

Artículo de la página web de Valdellera Aventura sobre prismáticos y telescopios terrestres.

Los prismáticos son prácticamente imprescindibles para la observación de aves. 

Deberás tener en cuenta lo siguiente a la hora de elegirlos:

  1. No deben ser pesados.

  2. Algunas de las ópticas más adecuadas  para la observación de aves son: 8x30 , 8x40, 7x50 y 10x50. 
    El primer número (7, 8 ó 10) hace referencia a los aumentos y el segundo (30, 40 ó 50) al diámetro en milímetros del objetivo. Si dividimos el segundo número entre el primero obtendremos la luminosidad de los prismáticos; así los más luminosos serían los de 7x50 y los menos el de 8x30.
    No es aconsejable que tengan más de 10 aumentos porque se vuelven ya muy pesados y nos cuesta trabajo mantener la estabilidad de la imagen usándolos "a brazo alzado", es decir, sin trípode.
    Ten en cuenta también la distancia mínima de enfoque ( hay prismáticos que no dejan enfocar más cerca de 8-10 metros y esto es a veces un engorro) y el ángulo de visión que abarcan para que no sea muy reducido.

  3. Por un precio de entre 10000 y 30000 pesetas tendremos unos prismáticos aceptables aunque por 6000 "pelas" he tenido prismático que me han sacado del apuro durante años.

  4. Si es posible que estén forrados de goma porque este aspecto, aunque los encarece, los protege de los golpes.

  5. Procura utilizar una correa cómoda; te ahorrará muchos problemas.

En cuanto al tipo de óptica existen dos tipos de prismáticos (esta información y los esquemas que la acompañan han sido obtenidos de www.ornithomedia.com ):
 

  • Los de "prismas de Porro": inventados por el italiano Porro a finales del siglo XIX. Es el sistema que se usa en la mayoría de los prismáticos. Su principal característica es que los objetivos se encuentran bastante separados y la luz no pasa directamente a los ojos. Es un sistema que está bastante perfeccionado pero que tiene como principal inconveniente el   hecho de que para enfocarlos  se desplazan los oculares lo que puede originar problemas a la hora de mantener dicho enfoque.

  • Los de "prismas de techo": son  de invención más reciente. Su principal característica es que los objetivos y oculares están situados en línea recta por lo que la luz se dirige directamente a nuestros ojos. Son prismáticos más compactos y el enfoque se hace internamente por lo que es más seguro que los anteriores en los que se movían los oculares. Son prismáticos más caros.

            Estos son algunos consejos para usarlos correctamente:

  1. Para adaptar los prismático a ti tendrás primero que abrirlos o cerrarlos adecuadamente a la separación de tus ojos. A continuación habrá que enfocar correctamente con ellos para lo cual mira primero por el ocular que no es regulable y mueve la rueda de enfoque hasta que veas correctamente (para esta prueba puede ser útil que mires algún letrero); a continuación mira solo por el ocular móvil y mueve su rueda de ajuste, sin tocar la de enfoque, hasta que veas con toda la nitidez posible; por último fíjate en la marca que te indica el ocular móvil para que a partir de ahora la tengas siempre como referencia a la hora de enfocar con tus prismáticos.

  2. Aunque sea consejo de "perogrullo", no mires nunca al sol. 

  3. Normalmente es mejor localizar primero a las aves sin prismáticos y luego utilizarlos. Además esto es especialmente importante con las aves en vuelo, sobre todo si son rápidas, porque nuestra primera intención es llevarnos los prismáticos a los ojos y en muchas ocasiones se nos pierden; suele ser más eficaz seguir a simple vista su vuelo y luego tratar de localizarlas con los binoculares.

  4. Si eres un ornitólogo novel no te desesperes si se te "pierden" todos los pájaros cuando tratas de verlos con los prismáticos.

  5. Par limpiarlos asegúrate primero que no tienen arenilla soplando o con la ayuda de un pincel seco y luego frótalos suavemente con un paño de algodón tipo "limpiagafas".

Estos son los datos técnicos que definen un prismático:

- Aumentos: primera cifra de definición del binocular, por ejemplo 8 x 32 significa 8 aumentos; 10 x diez aumentos... Si tenemos, por ejemplo, un ratonero común en un posadero a 160 m de nuestro punto de observación, con unos prismáticos 8 x lo veríamos al equivalente de 20 m sin prismáticos, mientras con unos 10 x lo veríamos a 16 m.

- Lente de entrada: segunda cifra de definición del binocular. Cuanto mayor, mayor luminosidad, aunque mayor peso. Es como una ventana en una habitación, a mayor ventana, más luz entra. De este modo, para las lentes de entrada más comunes en ornitología, nos quedan las siguientes superficies de entrada de luz:

- x 30 = 706 mm cuadrados
- x 32 = 804 mm cuadrados
- x 40 = 1256 mm cuadrados
- x 42 = 1385 mm cuadrados
- x 50 = 1963 mm cuadrados

Por consiguiente, vemos que la luminosidad aumenta exponencialmente con relacción al diámetro de entrada de la lente, siendo en un modelo de x 50 2.78 veces superior que en un modelo de 8 x 30, eso si, por supuesto, dentro de una misma serie de calidad óptica y constructiva. Aquí entra el concepto de calidad óptica y cosntructiva, dado que se producen pérdidas lumínicas por la reflexión de la luz sobre los cristales de las ópticas, de modo que la luz que llega al ocular es digamos, menor que la que entra por la lente de entrada. Las mejores marcas, además de dotar con recubrimientos antivaho, antirayaduras...a sus ópticas, tratan de lograr mejores transmisiones de luz dotando a las ópticas de recubrimientos antireflexión.

- Campo visual. Esel campo que abarca el prismático, generalmente en superficie abarcada a distancia de 1000 m o bien en grados. Para ornitología y observación de la naturaleza, con que ronde los 100 m suele ser suficiente, si bien los usuarios de gafas quizá prefieran opciones de valor superior, al mermar su campo por la utilización de las propias gafas.

- Pupila de salida. Diámetro de la imagen formada sobre el ocular. Su resultado se logra dividiendo el valor de la lente de entrada entre los aumentos. Por ej, en un 8 x 40 , la pupila de salida sería de 40 : 8 = 5. Los valores recomendados son de 4 a 5, pues menos nos dan una imagen pequeña y poco luminosa. Un error que se cita en muchas comparativas es que luminosidad y pupila de salida se dan la mano. Existe prismáticos en el mercado compactos, de modelos 6 x 25 y similares, con pupila de salida superior a los 8 x 32, pero con un comportamiento lumínico pobre en comparación.

Los mayores valores de pupila de salida rondan la cifra de 7 en modelos de 7 x 50 y 8 x 56. Son prismáticos de formato muy luminoso y el valor 7 de la imagen formada creo que tiene que ver con lo que me comentaron en una ocasión, de que en condiciones normales la pupila del ojo humano dilata hasta 7mm, de ahí el absurdo de construír modelos de pupila de salida superior. Aunque yo he citado modelos de 7 x 70 y semejantes, pero de dudosa garantía por la marca... En fin, dentro de nuestros márgenes, valores de pupila entre 4 y 5.5 será lo más usual.

- Indice crepuscular: Este valor si nos da una idea de la luminosidad del aparato en referencia a los aumentos del mismo. Se haya calculando la raiz cuadrada del resultado de la multiplicación del valor de los aumentos por el de la lente de entrada. Cuanto mayor, más luminosidad:

- Para 8 x 32 es de 16
- Para 8 x 40 es de 17.8
- Para 8 x 42 es de 18.3
- Para 10 x 42 es de 20.5
- Para 10 x 50 es de 22.3

He de decir que a nivel personal los mismos modelos de 8 x 42 y 10 x 42 que he probado me dan la sensación de desmentir este concepto, pues me parece más luminoso siempre el modelo 8 x 42 que el 10 x 42.

- Distancia mínima de enfoque. En estos modelos casi nunca supera los 5 ó 6 m. por lo que no hay problema, salvo que se quieran observavr insectos o batracios.

- Relieve de pupila. Explicar este concepto en óptica lleva su tiempo. Este valor expresa en mm la distancia que existe entre la imagen final formada sobre la lente de salida del ocular y la superficie de la retina del ojo humano. Quizá sea difícil de entender, pues ni yo lo tengo muy claro, pero lo cierto es que la mayoría de comparativas aprecian este valor desde el punto de vista de la comodidad de uso y de que la vista se cansa menos con buenos valores de relieve de pupila. Lo cierto es que en marcas medianas logran un buen dato a costa de sacrificar el campo de visión del aparato. Los mejores valores los manejan Zeiss con los Victory, Swarovski con los EL Habitch y Leica cosn sus series Trinovid y Ultravid, siempre con valores de campo de visión no inferiores a 110 m. también se cuida de construir prismáticos con buen relieve de pupila Steiner y sobre todo Opticron, aunque estos últimos sacrifican en exceso el campo de visión en algunos modelos. El valor ideal se alcanza entre 17 y 22 en las grandes marcas que respetan los 110 a 120 m de campo de visión.

- Peso. El peso ideal no debe rebasar en mi opinión los 800 gr . Ya existen modelos de 8 x 42 y 10 x 42 por menos de 700 gr de construcción muy fiable. Existen modelos robustísimos y de gran calidad presentados por Leica, Optolyth, Bushnell y Docter. Mi opinión es qye su uso está enfocado a labores marítimas o militares, dado que el trajín que pueden soportar es más duro que en el campo colgados del cuello. Colgarse unos prismáticos de 1.200 gr del cuello no me parece exagerado, máxime teniendo en cuenta los bocadillos que se ven salir a veces de las mochilas los días de campo... El problema de los 1. 200 gr, unido a menudo a los 10 ó 12 aumentos, es que en caso de observaciones prolongadas nos van a pesar los brazos antes que a nadie y se nos van a cansar los ojos debido a no poder mantener a raya las vibraciones.

- Calidad y construcción. En óptica, al contrario que en la moda, donde prima el diseño y a menudo la pijotería, la calidad se paga. Una mayor calidad óptica revierte en mejores observaciones, sobre todo prolongadas o con deficiente luz, mejores y más verdaderos colores... En fin , se define por si mismo. La construcción más robusta también se paga, caso de Zeiss, Steiner o Leica que dan enorme importancia a la robustez y los engomados. Es importante informarse de los materiales que componen el prismático, pues un puente de aleación de aluminio sienpre dará mayor ligereza, pero también la da el titanio que es más caro y encarece el producto... si bien lo hace más robusto.

- Aumentos. Por lo general, 8 x . a 10 x. Los 8 aumentos dan observvaciones más cómodas. Fijémonos si no, cómo dentro de una misma serie de prismáticos, los de por ej 8 x 42 suelen superar en valores técnicos a los 10 x 42 en casi todo (pupila de salida, relieve de pupila, campo de visión e incluso precio y peso). Debemos valorar si comprar 10 x nos va a dar un valor añadido, cuando lo más cómodo es manejarse con 8 x con menos vibración en las observaciones. Esto es muy personal, cada uno decide.

- Otras características: Relleno de Nitrógeno: Esencial para evitar el empañado, es un aliciente añadido a las ópticas en prismas de techo y algunos pocos modelos de porro. Copas retráctiles: Lo último en diseño techo, para hacer más cómodas las observaciones con o sin gafas. Correa ancha: obvio es que facilita el transporte. Corrección dióptrica; la hay de dos tipos, la clásica centrada en un ocular y la que se basa en corrección de ambos, sólo disponible en las grandes marcas. Algunas marcas, cada vez más, incorporan si acaso la correción clásica con un sistema regulador a clicks, que hace que no se nos mueva el valor preajustado al caminar por el roce del ocuñar con nuestro cuerpo.

Los telescopios son otra historia. A veces cuando estás tratando de observar aves muy larga distancia (desde la playa hacia el mar, en un embalse o laguna...) pueden ser muy útiles. Pero requieren una inversión económica que como mínimo entre el telescopio y el trípode (elemento este fundamental para un uso correcto de aquellos) ronda las 150000 pesetas.
Sus ópticas mínimas están en los 20 aumentos con un diámetro que oscila entre los 60 y los 80-82 mm. Los oculares son intercambiables pero hay algunos zoom de 20-60 que si son de buena calidad te ayudan muchísimo.
Deberás elegir también entre los de visión recta y los angulares de 45 grados (como el que se representa en el encabezado de esta sección). Ambos tienen sus ventajas e inconvenientes que ya comentaremos más adelante.

 

 

Página elaborada por Carlos E. Sarompas Cazorla